Sedación consciente

Se consigue cuando el paciente respira una mezcla de oxígeno O2 y óxido nitroso N2O (también conocido como protóxido), que ocasiona una rápida sensación de agradable relajación, a este gas también se le ha denominado aire feliz y gas de la risa.

El objetivo es controlar el miedo y la ansiedad del paciente, no hace que no haya que poner anestesia local en determinados procedimientos. El paciente permanece consciente en todo momento.

Se aplica mediante una pequeña mascarilla que se aplica sobre la nariz del paciente, los gases se mezclan automáticamente por una máquina de absoluta precisión y garantía. El paciente sólo ha de respirar con total normalidad a través de la nariz para que en pocos minutos sentir una agradable sensación de relajación que le permitirá recibir el tratamiento dental sin cansancio ni tensión. Al concluir la administración de la mezcla gaseosa los efectos desaparecen absolutamente y en forma rápida, de modo que usted podrá hasta conducir.

Procedimiento seguro

La sedación consciente nasal con óxido nitroso se considera como la técnica más segura, cómoda y fácil de aplicar en el gabinete dental.

Ventajas

  • El protóxido es inorgánico inerte, no inflamable, incoloro, insípido, con olor dulzón.
  • Actúa como analgésico deprimiendo el sistema nervioso central.
  • No deprime la respiración.
  • No irrita las mucosas.
  • No produce alteraciones cardiovasculares.